La pobreza afecta a miles de niños y jóvenes que no tienen acceso a educación virtual

La pobreza afecta a miles de niños y jóvenes que no tienen acceso a educación virtual

Con el fin de tratar sobre educación, pandemia y derechos, Opción S dialogó con Cira Fernández Espinosa, docente de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Técnica de Machala (UTMACH); Phd en Filosofía por la Universidad de Sofía (Bulgaria) y Phd en Humanidades por la Universidad Pública de Navarra; autora de varios textos sobre educación, pedagogía e investigación científica; coordinadora nacional del Frente Socialista de Mujeres y vicepresidenta actual del Partido Socialista Ecuatoriano (PSE).

 ¿Cuáles han sido los aspectos que más le han impactado de la pandemia del Covid-19?

En estos meses de pandemia lo que más impactado son tres aspectos: primero la falta de recursos materiales, insumos médicos y humanos para la atención de los enfermos con COVID- 19, segundo la corrupción en el negociado de insumos médicos, que puso en evidencia la degradación humana por la acumulación de riquezas; y tercero la fragilidad del sistema capitalista, que no ha podido salvar las economías, lo que ha provocado una recesión a nivel mundial.

¿Cómo evalúa la gestión de la crisis por parte del gobierno de Lenin Moreno?

Participamos de la percepción de la mayoría de los ecuatorianos acerca de la gestión neoliberal del gobierno y la calificamos como mala, tanto por las decisiones económicas y políticas en el período de pandemia; como por el recorte de los presupuestos a la educación y salud, las apuestas especulativas del Ministerio de Finanzas y el pago de la deuda.

Este gobierno ha atendido más a las exigencias del FMI que a las necesidades internas de la población, su ruta es clara con un creciente endeudamiento para cerrar baches económicos dejados por el gobierno anterior.

La pandemia y las medidas de aislamiento social, ha permitido que las decisiones que tomó el gobierno al amparo de la Ley Orgánica de Apoyo Humanitario permitan que los empresarios determinen las condiciones laborales, la reducción de los salarios.

¿Desde la organización política a la que usted representa cuál es la lectura sobre la situación económica del país y sus posibles salidas?

Es claro que la recesión económica golpea a los más pobres de nuestra nación, por ello se impone que el PSE en consenso con los partidos de centro e izquierda, planteen formas creativas para salir de la crisis como la creación de una renta básica universal, el acceso libre y gratuito a las tecnologías digitales, un sistema de fiscalidad fuerte.

Pese a la derogatoria del decreto 883, el presidente Moreno ha tomado medidas para imponer bandas en los precios de combustible e inconstitucionalmente pretende bajar el presupuesto de las Universidades.

Esta crisis sanitaria develó las enormes brechas de conectividad y asequibilidad a las tecnologías digitales. Desde su experiencia como docente, ¿cómo impacta esto en la educación y cuáles podrían ser las salidas posibles?

La crisis de la educación pública también revela sus debilidades en el período de pandemia, sin recursos económicos no logra superar las dificultades para la conectividad. Los docentes sin preparación suficiente en el manejo de programas tecnológicos han doblado sus horas de trabajo, esto incide en el estado emocional de los maestros.

Se hace evidente que la pobreza afecta a la mayoría de los niños y jóvenes, puesto que no tienen condiciones para las clases virtuales. Todo se justifica con la pandemia, pero la realidad es que el gobierno no atendió oportunamente a la educación pública.

Es urgente el apoyo del gobierno para la adquisición masiva de recursos tecnológicos como tablets y computadoras para los alumnos, cuyos padres tengan bajos ingresos, conseguir de las empresas que prestan servicios de internet que apliquen costos especiales para que todos los estudiantes puedan acceder a programas pedagógicos y que, de continuar el aislamiento social, este servicio sea gratuito, libre y universal. Es necesario implementar programas para la preparación de los jóvenes aspirantes a la universidad, para el trabajo en las aulas virtuales.

¿Cuál debe ser la agenda para la educación en el contexto de este proceso electoral?

Exigir equidad educativa, para que todos los jóvenes y niños tengan acceso al conocimiento. Inclusión educativa para que se establezcan programas de contingencia para los grupos que por condiciones diferentes no pueden participar en la educación virtual. Asegurar la calidad educativa y de formación ciudadana con adaptaciones curriculares y capacitación docente. Pago de los salarios a los docentes y personal administrativo articulado al sistema. Convocatoria al debate nacional, para la construcción de un proyecto educativo nacional que responda a las necesidades del país.

¿Cómo mira el futuro del país y de la región de cara a un escenario post-pandemia?

El neoliberalismo no asegura un futuro favorable para el Ecuador, tanto en el desarrollo humano como el económico. Los escenarios auguran disminución en la producción y baja de los salarios, aumento de la pobreza y extrema pobreza.

La reactivación económica va a ser muy difícil, pues sin circulante el impacto  de la recesión golpeará a todos los sectores del sistema económico: el transporte, el comercio, el turismo, los emprendimientos, los servicios y otros.

Sin embargo, podría existir un horizonte más amigable si el próximo gobierno cambia de paradigmas y piensa la reactivación económica para el desarrollo humano, en este caso la propuesta será recaudar los capitales exportados, recuperar los capitales robados, establecer planes de renegociación de la deuda y revisión de concesiones, reactivación del agro, atención prioritaria a los derechos de salud y educación.

Respecto al tema de derechos y coyuntura, la Conferencia Episcopal de Ecuador y otros grupos religiosos pidieron al presidente Lenín Moreno que vete totalmente el COS, ¿cuál es su lectura de esta posición?

La defensa de la vida en el proceso del embarazo alcanza para la madre y el hijo, sin embargo, el embarazo puede ser interrumpido por causas biológicas o fisiológicas que pongan en peligro a la madre, o en otros casos que la ley lo señala. ¿Qué hacer entonces con las jóvenes que asisten al servicio médico para recibir atención por un aborto en curso? Lógicamente el personal de la salud deberá atenderla, el deber de los médicos es salvar la vida de quien lo demande.

No hay estadísticas precisas, pero el aborto provocado es una realidad. Para disminuir las tasas de abortos provocados, deben iniciarse procesos de educación sexual y reproductiva, para que las concepciones sean las deseadas y planificadas.

Hay que convocar a un debate más abierto a todos los sectores sociales, para que el problema no se lo resuelva desde las ortodoxias o desde la presión de grupos religiosos o fanáticos, sino más bien desde la racionalización de la necesidad objetiva.

+ posts
Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *