El costo de la vida política de las mujeres
marzo 5, 2020
¡Paremos el mundo contra la violencia de género!
marzo 9, 2020
Mostrar todo

#8M Día Internacional de la Mujer

Diana Maldonado

El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, un día marcado con sangre y violencia en la búsqueda por la igualdad en el acceso a derechos.

Retrocedamos en el tiempo, a 1850, e imaginemos ésta escena: cientos de mujeres trabajando en fábricas textiles en Nueva York durante jornadas de más de 12 horas y recibiendo menos de la mitad del salario que le pagaban a los hombres. Mujeres trabajando en condiciones infrahumanas, siendo además, acosadas y maltratadas por sus jefes y compañeros.

Esto hizo que el 8 de marzo de 1857 centenares de mujeres salieran a las calles en señal de protesta, lo que dio como resultado la sangrienta cifra de más de 120 mujeres asesinadas por la brutal represión de la policía. Dos años después se funda el primer sindicato femenino.

El 8 de marzo de 1911, en esta misma ciudad, 123 mujeres en su mayoría de origen judío e italiano, mueren encerradas en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist en un voraz incendio, que se cree fue originado por su dueño para contrarrestar las revueltas por los derechos laborales de las mujeres. De las chimeneas salía humo color morado debido a los tintes usados para la ropa, por eso este color se convirtió en el símbolo de las luchas de las mujeres.

Fuente: El Comercio

El 8 de marzo de 1910 en España, las mujeres recién pueden acceder a la educación universitaria.

En ese mismo año, durante un Congreso Internacional de Mujeres Socialistas, la alemana Clara Zetkin propuso al 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer en homenaje a las primeras mujeres trabajadoras organizadas contra la explotación laboral.

En Rusia, en 1917, las mujeres se manifestaron debido a la muerte de millones de soldados durante la Segunda Guerra Mundial reclamando “Paz, pan y libertad”, esta protesta propició la caída del Zar y con la llegada de un gobierno provisional les fue concedido su derecho al voto. Décadas después, en 1975, la ONU oficializa el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer.

A pesar de la lucha incansable de las mujeres desde hace más de 18 décadas ningún país del mundo ha logrado alcanzar la igualdad de género. Aún existen restricciones legales que impiden que más de 2.700 millones de mujeres accedan a la igualdad en el ámbito laboral, la brecha salarial en base al género es el 23% como media en todo el mundo, en el 2019 menos del 25% de los parlamentarios eran mujeres, una de cada tres mujeres ha sido víctima de violencia machista, menos del 20% de los propietarios de tierras son mujeres, miles de niñas al año son sometidas a mutilación genital y otras miles a matrimonios infantiles y trata de personas. Esto, por citar algunos datos.

Fuente: El Diario.

Contrario a los progresos existentes, el cambio real en la sociedad ha sido muy lento. Las niñas y mujeres de todas las edades seguimos siendo minusvaloradas; trabajamos más, ganamos menos y tenemos escasas opciones para superarnos; sufrimos variadas formas de violencia en nuestro hogar y en espacios públicos.

Existe una amenaza significativa de regresión de los logros feministas que tanto esfuerzo ha costado conseguirlos.

Año a año conmemoramos el Día Internacional de la Mujer, el tema correspondiente a 2020 es “Soy de la Generación de la Igualdad: por los derechos de las mujeres”, el cual está  conforme a la nueva campaña multigeneracional de ONU Mujeres, Generación Igualdad, que conmemora el 25º aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, que fue aprobada en 1995 en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, que tuvo lugar en Beijing, China, y es reconocida como la hoja de ruta más progresista para el empoderamiento de las mujeres y las niñas en todo el mundo.

Ecuador ha ratificado, además de este instrumento internacional vinculante para la vigencia, ejercicio y exigibilidad de los derechos de las mujeres, la Convención Contra todas las Formas de Discriminación hacia las Mujeres, 1981 (CEDAW, por sus siglas en inglés).

En el país, los salarios de las mujeres son entre un 13% y un 26% menor al de los hombres, las mujeres rurales trabajan en promedio 23 horas más cada semana.

Según cifras del INEC de la Encuesta de Uso del Tiempo del año 2012, las mujeres trabajamos un promedio de 15 horas y 47 minutos más que los hombres a la semana y en el área rural, esta cifra se eleva a un total de 23 horas más que ellos.

La Encuesta Nacional de Relaciones Familiares y Violencia contra las Mujeres, realizada en 2012 nos dice que 1 de cada 4 mujeres ha sido víctima de violencia sexual, del 100% de mujeres que han vivido violencia física, el 87,3% lo vivió durante sus relaciones de pareja, entre otros.

En Ecuador se registra un femicidio cada 70 horas; según organizaciones civiles, en 2019, sólo en Guayas hubo 25 casos de femicidio y en lo que va del 2020 ya se registran 16 en el país. Desde la tipificación del femicidio en el Código Orgánico Integral Penal (COIP) en el 2014, la cifra es de 732 y seguimos contando. Se evidencia así el abandono del Estado incluso en temas tan básicos e importantes como la educación sexual integral, por poner tan sólo un ejemplo.

Debido a esto y más, para el 9 de marzo, las organizaciones feministas de varios países han convocado a través de redes sociales a una huelga de mujeres “Paro Nacional.

Ni una mujer en las calles. Ni una mujer en los trabajos. Ni una niña en las escuela. Ni una joven en las universidades. Ni una mujer comprando»  bajo el lema “el nueve ninguna se mueve”, convirtiéndose en tendencia #UnDiaSinMujeres y #UnDiaSinNosotras. “Si quemando y gritando no nos ven, que no nos vean para nada”, dice un tuit convocando a esta jornada de paro.

Ahora, imaginemos un mundo en el que todas y todos tengamos los mismos derechos y oportunidades, que recibamos la misma paga por el mismo trabajo, un lugar en donde las mujeres no tengamos miedo de regresar solas a casa; donde no seamos mutiladas, violadas, abusadas, explotadas, vendidas, desfiguradas, tratadas como objetos; que podamos tomar decisiones sobre nuestro cuerpo sin miedo a ser encarceladas por hacerlo, un mundo en el que niños y hombres puedan expresarse libremente y no sean prisioneros de masculinidades nocivas y agobiantes.

El Día Internacional de la Mujer también significa el conmemorar a mujeres comunes siendo artífices de la historia, de su historia y de la historia de otras más en busca de la anhelada igualdad de los géneros.

¡Ah! Y para quienes preguntan “¿para cuándo celebramos el Día Internacional del Hombre?”, éste se conmemora cada 19 de noviembre.

Comparte:
Diana Maldonado Lasso
Diana Maldonado Lasso
Tecnóloga en Informática, especializada en Seguridad Informática, Ciberactivismo y Violencia de Género Digital, Mediadora, feminista y activista en DDHH enfocándose en población LGBTI y mujeres, es también asesora legal en temas de maltrato animal en el Despacho Legal de la Fundación Rescate Animal Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *