8 de octubre: Día del Guerrillero Heroico

8 de octubre: Día del Guerrillero Heroico

José Molina Reyes

“Nosotros, socialistas, somos más libres porque somos más plenos;  somos más plenos por ser más libres”. Ernesto “Che” Guevara, El socialismo y el hombre en Cuba, 1965

En 1967, tras dos años de combate en el Congo y en Bolivia, Ernesto Guevara De la Serna, el Che, fue capturado por el ejército boliviano y, posteriormente, ejecutado clandestinamente por órdenes de la CIA.

Nacido en 1928, en una familia de clase acomodada de Rosario, Argentina, Guevara se inclinó desde joven por la medicina, como vehículo para ayudar a las personas más necesitadas. Incansable lector, sus estudios de textos de Marx, Engels, Trotsky, Lukács, entre otros, lo llevaron a la convicción de que era necesaria la transformación de la sociedad por la vía revolucionaria, idea que se reforzó con su gira en motocicleta por el continente en la que pudo conocer de cerca la realidad latinoamericana y la gran inequidad existente en nuestras sociedades.

En 1955, en un viaje a México, conoció a Fidel Castro, surgiendo una amistad que lo llevó a reclutarse como médico de la expedición para derrocar al dictador Batista. Tras el triunfo de la Revolución Cubana a inicios de 1959, Guevara se hizo cargo del Ministerio de Industria y de la presidencia del Banco Nacional. También representó a Cuba en varias misiones diplomáticas.

Duro crítico del imperialismo norteamericano, aprovechó su participación en la Asamblea General de la ONU de diciembre de 1964, para exponer su idea, postulada también por la Unión Soviética, sobre la posibilidad de coexistir pacíficamente entre diferentes sistemas económicos y sociales, aunque para él “la coexistencia pacífica entre naciones no engloba la coexistencia entre explotadores y explotados, entre opresores y oprimidos.” En dicha Asamblea el Che Guevara aprovechó para denunciar la opresión colonial en países como Angola, Mozambique, así como las agresiones imperialistas a Camboya, Vietnam, Panamá, y el asesinato a Patricio Lumumba.

Convencido de la necesidad de internacionalizar la revolución, el Che decidió dejar en 1964 el gobierno cubano para promover las guerras de liberación en otros países, primero en el Congo y posteriormente en Bolivia, país en el que vemos a un Guevara cada vez más distante de los postulados soviéticos e inmerso en un pensamiento radicalmente antiimperialista y de guerra abierta contra los Estados Unidos. El 8 de octubre de 1967, cae prisionero del ejército boliviano y al día siguiente es ejecutado, aunque la versión oficial del gobierno boliviano sería en aquél momento que el Che cayó abatido en combate.

Para el Che Guevara, el revolucionario debía estar guiado por fuertes sentimientos de amor hacia los pueblos, de humanidad, de sentido de la justicia. Su bandera de lucha era el internacionalismo proletario. Fue también un duro crítico del dogmatismo, al que consideraba un peligro para el proyecto político revolucionario. Guevara fue un ejemplo de entrega a la causa revolucionaria, de renuncia y de sacrificio.

Como socialistas y revolucionarios rendimos tributo a este hombre que, lejos de ser perfecto, tuvo muchas contradicciones que no merman su estatura ética. En tiempos en los que la práctica política está cada vez más contaminada por los intereses personales y la corrupción, el Che es sin lugar a dudas un referente moral para la izquierda latinoamericana.

+ posts

José Molina Reyes fue Coordinador Editorial de Opción S y Secretario Ejecutivo de Renovación Socialista. Ha trabajado para varias instituciones privadas y públicas en el área editorial y en proyectos y consultorías relacionados con políticas públicas, discapacidades, Derechos Humanos, entre otros. Fue articulista y miembro del equipo editorial de la revista Novedades Jurídicas. En la actualidad se desempeña como técnico de Promoción de la Participación en el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) y como instructor en la Escuela de Formación Política de la CEOSL.

Comparte:

Un comentario en «8 de octubre: Día del Guerrillero Heroico»

  1. Definitivamente el ser humanista, justo, solidario y ético es lo que reclaman nuestros pueblos, la manera que evidencian éstos reclamos es votando por el otro extremo, por fascistas disfrazados de héroes, por estafadores de la democracia y la justicia, por voraces saqueadores no solo de los grandes recursos de nuestras tierras sino además de nuestra cultura. Tuvimo la oportunidad de hcaer diferencia y quizá y en buena medida lo hicimos en gran parte de nuestra américa latina, sinembargo quienes se abanderaron de la bandera roja cayeron en las tentaciones del poder, abusaron de él, también saquearon y también se fueron contra nuestros propios principios, e shora de ser críticos con nuestros pasos y corregir antes que ésta sociedad se pierda en un laberinto imposible de salir…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *