La huelga feminista- una esperanza para el mundo
marzo 7, 2019
¿Homo Academicus o Mulier Academicus?
marzo 12, 2019
Mostrar todo

Huelga de mujeres 2019

Foto: shutterstock

Alexandra Neto Vivas.

La lucha por la reivindicación de los derechos de las mujeres y la búsqueda de igualdad y equidad de género tienen una tradición centenaria que se remonta a marzo de 1857, cuando cientos de trabajadoras de una fábrica textil de Nueva York salieron a las calles para reclamar por las extenuantes jornadas, de más de doce horas diarias; y por los bajos salarios que recibían, 60 o 70% menos que los hombres. Este trágico día terminó con la muerte de al menos 120 mujeres que fueron brutalmente agredidas por la policía que intentaba dispersar la marcha. Medio siglo después, en marzo de 1908, miles de obreras marcharon por las mismas calles demandando un aumento de salario, un recorte laboral, el derecho al voto y el fin del trabajo infantil. En marzo de 1917, las mujeres rusas manifestaron por la muerte de millones de soldados en la guerra. Estos hechos, sumados a pequeños levantamientos a nivel mundial fueron los desencadenantes para que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) oficialice en 1975, el 8 de marzo como el Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Este día ha ido perdiendo su carácter obrero y ha pasado a ser una intensa jornada de movilizaciones para reclamar el cumplimiento de los derechos de las mujeres en todos los ámbitos.

Por eso, amas de casa, estudiantes, niñas, adolescentes, indígenas, negras, migrantes, feministas, no feministas, presas, refugiadas, empleadas domésticas, trabajadoras sexuales, jubiladas, artistas, trabajadoras del Estado, de todas las orientaciones e identidades sexuales y, un sin de fin de mujeres de todos los rincones, paramos nuestras actividades para que el mundo tiemble y dé respuesta a la violencia social, legal, política, moral, verbal y sexual que sufren las mujeres en todo contexto social.

En nuestro país, reclamamos por las desigualdades que aún nos afectan, por el incremento de la violencia que termina con un femicidio cada día. Exigimos la pronta legalidad del aborto y una vida libre de acoso sexual. Requerimos que el gobierno nos garantice el acceso gratuito a la salud y a los derechos sexuales y reproductivos, y que garantice la igualdad de condiciones laborales. Además, exigimos a los hombres la corresponsabilidad en las tareas del hogar y el cuidado de los hijos.

Parar nuestras actividades cotidianas, por un día o por pocas horas, permite a la sociedad entera evaluar la condición y posición de las mujeres de todo el mundo.

Principalmente de nuestro círculo social y familiar más cercano, y con ello evidenciar la importancia de su presencia en el ámbito público y en la vida privada.

Este día, también, nos permite decir al mundo que las felicitaciones, los abrazos, las flores o los chocolates son bienvenidos siempre y cuando estos detalles resignifiquen el día de la mujer y, se unan a nosotras en esta lucha histórica.

Comparte:
Alexandra Neto
Alexandra Neto
Comunicadora Social - Articulista de opinión - Docente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *