El Inti Raymi, más que una fiesta de agradecimiento

El Inti Raymi, más que una fiesta de agradecimiento

Inkarri Kowii

El Inti Raymi es una de las fiestas rituales más importantes de los Andes que ha sobrevivido a la colonia y la república. Mantiene su fuerza en las ciudades y comunidades del norte del país y poco a poco se expande en aquellos rincones del mundo donde se encuentren kichwas.

La fiesta ritual, desde el momento de su creación hasta hoy, ha mutado; sin embargo, ciertos significados y estructuras simbólicas se mantienen en su desarrollo. Sabemos que  fue el Inka Pachakutik quien estableció al Inti Raymi como fiesta oficial del Tahuantinsuyo. Acorde a varias crónicas se sabe que durante el mes de diciembre se realizó una festividad que en su nombre incluye la palabra “Inti”. También entre mayo y junio tenia lugar una gran festividad que se la asocia con el Inti Raymi. Sabemos que en mayo, en la zona de los Andes, se festeja la fiesta de la cruz, que posiblemente fue en relación a la cruz del sur y podría tener relación a la chakana o tawapaqa.  Se menciona además, que la ritualidad de mayo-junio se desarrollaba con gran formalidad y suntuosidad, para luego pasar a una fiesta general que, según algunos autores, duraba entre uno y tres meses.

La fiesta de mayo-junio era un ritual de transición en el camino de joven a adulto, y que finalmente pasaba a formar parte del linaje Inka.

Este pequeño contexto no hace posible saber con certeza cómo en el pasado se festejaba el Inti Raymi; no obstante, contamos con las descripciones de algunas fiestas y rituales practicados por los incas. En Cuzco, el performance que se realiza, durante junio, intenta ser una representación en base a un guion descubierto del siglo XVII. Sin embargo, las diferencias entre lo celebrado en la ex capital del Tahuantinsuyo, frente a como lo festejamos las comunidades del norte de país, es abismal.

En muy pocas palabras el ritual del Inti Raymi, como lo festejamos en Imbabura, tiene los siguientes momentos: 1) el baño ritual; 2) la danza circular bidireccional zapateado; y, 3) la toma del espacio público como calles y plazas. En la zona de Imbabura, las peleas rituales han sido y son una marca distintiva de la celebración, con más presencia en Cotacachi; sin embargo, en Otavalo también ocurren. Este es un cuarto elemento del Inti Raymi en nuestro tiempo.

Fuente: Runakay Otavalo

La dimensión ritual es donde podemos indagar sobre la estructura simbólica y sus posibles significados. Mircea Eliade, un estudioso de las religiones y simbolismos del mundo, da cuenta de cómo ciertos elementos se repiten en casi todas las culturas y va encontrando su lugar dentro de los rituales para indagar su significado. Por ejemplo, el agua no solo es un elemento vital, sino que ha sido incorporado a la ritualidad como símbolo del (re)nacimiento y la purificación del espíritu. En  el caso del Inti Raymi, el baño ritual simboliza ambas cosas. Un reinicio o reseteo del tiempo, que explicaremos más adelante, y la limpieza de cuerpo y del alma, para recibir un nuevo tiempo, y obtener la energía necesaria para el baile.

La danza circular no solo es una imitación del movimiento de la tierra, es ante todo una re-presentación de un tiempo cíclico, de ahí el término pachakutik.

En la danza se representa la forma en la que el tiempo/energía se acumula (danza en círculos), para después ser liberado; momento cuando el grupo se desplaza de esquina a esquina, o de casa en casa, o de comunidad en comunidad. Entonces siempre hay momentos en que el tiempo avanza, luego se detiene, se concentra, se revierte y vuelve a avanzar.

En el trabajo de Eliade se detalla que  una de las características de los rituales es la ruptura del tiempo y el espacio. Sobre ambos rige un orden, así el tiempo avanza normalmente y cada espacio cumple su función; están divididos y segmentados. Deleuze y Guattari diría que existe una “razón” o racionalidad sobre ambos. El ritual del Inti Raymi rompe con todo esto. No se realizan las actividades “normales” pues todos estamos concentrados en la fiesta. Las calles y plazas tienen otra función, de ahí que en Cotacachi, se denomine “toma de la plaza”, donde se revierte el orden del orden y del espacio, y se da forma al pachakutik (pacha = tiempo/espacio; kutin=repetir/otra vez). Los danzantes, mientras avanzan, van esparciendo el tiempo/espacio ritual. De ahí la necesidad de la toma del espacio público.

La humanidad ha generado variadas formas de relacionarse con el mundo terrenal y espiritual. Los rituales son una de ellas, y al parecer, en todas las culturas del mundo, el sacrificio y violencia ritual están presentes.

Las religiones modernas todavía incorporan dentro de sus prácticas elementos asociados con la idea del sacrificio. En Cotacachi hasta hace no muchos años se mantenía las peleas rituales.  El último año (2019) ocurrieron enfrentamientos menores, sin embargo persisten. A esta parte del ritual se le designa como tinkuy, muy presente en Perú y Bolivia; en el primer caso se realiza durante el mes de enero; y, en Bolivia, en la zona de Macha, a inicios de mayo como parte de la Fiesta de la Cruz. La manera de bailar de los danzantes de Macha es similar a la de Imbabura, en circulo y zapateando, bailan en las esquinas del pueblo de Macha y en sus calles, y llegado un momento suceden las peleas rituales, al igual que en Cotacachi. Al tinkuy lo entendemos como encuentro y/o pelea, y lo podemos interpretar como el “encuentro de los contrarios”, pero la acción del encuentro se da justamente en la pelea. Quienes pelean, en el caso de Cotacachi son comunidades, las del “alto” y el “bajo”, que es la “razón” andina para la división del espacio.

Fuente: Expectativa.

Entonces ¿que significado tiene el Inti Raymi? O ¿de qué se trata este ritual? Pues como vemos no es posible reducirlo al simple “agradecimiento” a la pachamama, pues existe una serie de momentos y micro rituales dentro de uno más grande, que encierran varios sentidos. En conjunto, estos microrituales, presentan una alta carga simbólica, con muchos conceptos y re-presentaciones por estudiar y reflexionar. El Inti Raymi es una expresión del pensamiento abstracto de los pueblos andinos. Reducirlo a una mera práctica de observación y reproducción de la naturaleza niega ese ámbito del pensamiento complejo.

A partir de los elementos mencionados se puede profundizar aún más sobre el sentido de esta fiesta-ritual. He propuesto que, en su expresión contemporánea el Inti Raymi, es un mecanismo cultural que permite resolver y enfrentar las diferencias al interior del individuo y del colectivo, y a la vez entre colectivos “opuestos” o diferentes.

Así mismo, considero que se pueden emprender análisis sobre la estética en el mundo andino. Como se puede notar, el rito apela mucho a la “re-presentación” lo cual junto a la idea de trascendencia, pueden ser categorías para pensar al arte desde los Andes.

En el contexto actual de una pandemia, que obliga a restringir el uso del espacio público y los encuentros presenciales, es fundamental voltear la celebración del Inti Raymi y su reflexión. La dimensión ritual es necesario practicarla como estudiarla. Hoy se nos da la oportunidad de regresar a ver a los momentos más íntimos de los que está compuesto esta fiesta y re-crearlos con tiempo, paciencia e innovación. Lo ritual es la expresión de nuestra relación con lo sagrado. Hoy debemos reflexionar sobre esa dimensión humana, y llevar a cabo microrituales, para darnos cuenta de la complejidad y potencialidad de la abstracción del Inti Raymi.

Kichwa-otavalo. Sociólogo con maestría en Políticas culturales. Enfoco mis reflexiones alrededor de la tensión entre tradición y modernidad en los kichwas. Escribo ensayo y poesía en diferentes redes sociales. Realizo investigación y gestión cultural ocasionalmente.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *