“Gritos inaudibles” de Santiago Guillermo, el artista ecuatoriano que pinta con la boca

“Gritos inaudibles” de Santiago Guillermo, el artista ecuatoriano que pinta con la boca

“Gritos inaudibles” es una exposición pictórica a realizarse en la Embajada de Ecuador en París (Francia) durante el mes de julio próximo, a cargo del artista plástico Santiago Guillermo.

El título de la muestra alude a los gritos de auxilio de aquellos individuos violentados en una sociedad que usualmente opta por ignorarlos. Son aproximadamente 20 obras que reflejan el proceso de transformación del trazo y de la contemporaneidad en el estilo del artista, y desde donde aborda las problemáticas que lo interpelan; principalmente en lo relacionado a la violencia hacia el ser humano y su entorno, la pedofilia, el feminicidio, el calentamiento global, y la distinción de clases sociales.

Santiago Guillermo ha caracterizado sus pinturas desde el hiperrealismo como género pictórico que busca copiar desde la realidad observada, o desde una representación de la misma, con tal precisión y desbordante manejo de técnica hasta llegar al punto de confundir sus creaciones con fotografías.

La inclinación por este género no es azarosa,  en varias entrevistas Guillermo ha indicado que “quiere demostrar la perfección que físicamente no puede”, debido a su condición genética llamada Artrogriposis, que consiste en el bloqueo de la movilidad de las extremidades superiores y parte de las inferiores, y que afecta a 1 de cada 10.000 niños recién nacidos. Es debido a esa condición que Guillermo pinta con la boca.

Al pintar desde una fotografía o desde lo que observa, y reproducirlo con una meticulosidad perfeccionista, los temas que ha representado hasta el momento han ido desde flores, aves, ríos, mares, retratos; hasta nuestra gastronomía ecuatoriana. En contraste, para el contenido de esta exposición, el artista intenta explorar otras técnicas, y se ha planteado el desafío de demostrarse a él mismo que puede trabajar otros estilos; por eso, los temas en esta muestra indagan sobre asuntos sociales con la intención de exhortar a los asistentes a militar/reflexionar, a través de la expresión artística, sobre las realidades y aspectos de la sociedad que violentan los Derechos Humanos.

En el proceso de elaboración de las obras para esta muestra existe un desapego por parte del artista de reflejar fielmente una escena o de priorizar la técnica, puesto que ya no es necesario, no hay la exigencia de demostrar un dominio del estilo que ya ha sido evidenciado en otras exhibiciones.

La apuesta es que, a través de una postura política, expresar e intentar hacer audible lo que él considera urgente de resolver.

No quiere decir tampoco que se abandone el conocimiento pictórico de importantes detalles técnicos como por ejemplo luces, sombras, espacios, pero si deja claro que las prioridades expresivas se desplazan hacia el cuestionamiento de la violencia homogenizada en nuestra sociedad.

«Devastación» medida 80 x 60 cm, técnica mixta, acrílico y óleo sobre tela.

Si bien esta muestra pictórica parte de una invitación directa realizada por la Embajada al artista, es él quien aprovecha este espacio para generar un diálogo, mediado por las obras, con sus espectadores. El objetivo es plantear temas desde su realidad local (y que se amplifican en occidente) que provoquen una reflexión, no como responsables directos, pero sí como responsables ante el feminicidio, la pedofilia, el separatismo social, el consumo desenfrenado de nuestros recursos naturales. Este espacio expositivo se presenta como una invitación a la cavilación y a la pausa que desde el arte busca dar oídos a esos gritos inaudibles.

Estos temas presentan una manera de explorar su pensamiento que como artista ha transitado por lo clásico y mimético, y que le permiten descentrar sus convicciones y paradigmas. En este proceso, se ha vuelto un tolerante a otros discursos del arte y subjetivo en la concepción de sus pinceladas, es decir, suelta la divinidad de la reproducción objetiva de la creación y se propone aceptarse como imperfecto y plasmarlo en sus lienzos.

En ese sentido, las imágenes de los temas sociales parecen perseguirlo a través de los medios de comunicación e Interne.

Guillermo se percibe indefenso y en soledad ante la reproducción industrializada de la imagen que compara con su trabajo único y que conlleva, justamente por ser una reproducción, un carácter de irreproducible.

Esto lo ha llevado a preguntarse ¿Qué estamos haciendo con la sobresaturación de imágenes sobre temas sensibles? ¿Esa saturación de imágenes nos insensibiliza?

«Lamento silencioso», medida 180 x 120 cm, técnica acrílico.

El artista encuentra sosiego al otorgarle a los temas de injusticia o agravio de lo humano el carácter único que otorga la pintura a las ideas, es por eso que esta muestra incita a recorrerla y descubrir los cambios que el artista experimenta y que propone, a través de sus habilidades y talento, dar cuenta de ese alteración de ideas y de tratamiento de la imagen, para abrirse y  oír con su propio ser y con su propia obra, a un mundo que parece sordo a los gritos inaudibles que escucha cuando no pinta.

La Embajada del Ecuador en Paris está ubicada en la 34 Avenue de Messine 75008. La muestra permanecerá abierta desde el 3 de julio hasta el 25 de julio de lunes a viernes de 10h00 a 18h00, la entrada es gratuita.

Contactos:

santiagoguillermollivisaca@gmail.com

Sitio web: https://santiagoguillermo.wixsite.com/santiagoguillermo

Instagram: @santyguillermo

Máster en Investigación en Arte y Diseño por la Universidad Autónoma de Barcelona (2018). Licenciada en Arte con mención en Gestión Cultural por la Universidad de Especialidades Espíritu Santo de Guayaquil UEES (2015).

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *