Camino a la despenalización del aborto en Ecuador
noviembre 6, 2019
La economía nacional: posibles salidas
noviembre 13, 2019
Mostrar todo

¿Racismo en Ecuador?

CARTAS A LA DIRECCIÓN

 Carlos Vera Hoyos

Hace más de un año, en la Escuela de Sociología de la Universidad de Guayaquil, tuve la oportunidad de traducir al activista por la paz hindú Nitin Sonawane; en su presentación, habló sobre la diversidad de India y cómo se mantiene unida a pesar de ella, algo que él debe al pensamiento de Mahatma Gandhi. Sonawane, igualmente estaba interesado por conocer sobre nuestro país, por lo que preguntó por la situación con respecto al racismo; al preguntar sobre esto en un salón con aproximadamente treinta personas, la respuesta unánime fue que no existe el racismo en Ecuador. De igual manera a lo expresado por los estudiantes de ese salón, es común escuchar en la sociedad que el racismo no existe en el país, puesto que los indígenas usualmente se desenvuelven en actividades económicas en diferentes provincias sin ningún problema, llegando incluso a prosperar en determinadas áreas como el comercio y la industria.

Ha pasado más de un año desde la intervención de Nitin Sonawane en la Universidad de Guayaquil y, hoy, este activista originario de India probablemente no se imagine que en el país donde supuestamente no hay racismo se haya dado una notoria discriminación hacia los “indios” que se manifestaron en contra de las medidas económicas tomadas por el gobierno de Lenín Moreno. Los pueblos ancestrales que llevan en el país mucho tiempo más que los “mestizos” y “blancos”, muchos de los cuales viven en la pobreza, que han sido traicionados por varios gobiernos, y que ahora serían quienes se verían más afectados por un conjunto de medidas económicas que supuestamente son las únicas que se pueden tomar, vieron su causa minimizada y ridiculizada por ciertos actores, algunos de los cuales son incluso figuras públicas.

Dados los últimos hechos con respecto a los indígenas, cabe hacer las siguientes reflexiones:

La importancia de los indígenas en el país

Más allá de que la Constitución establezca que el país es plurinacional e intercultural, el simple hecho de que los indígenas realicen actividades económicas, las cuales aportan a todos los ecuatorianos, ya hace que sus reclamos deban ser escuchados. Una buena parte de las poblaciones indígenas están relacionadas con la actividad agrícola de todo país, haciendo que sea aún más necesario considerar el impacto que tendría para toda la sociedad cualquier afectación a su trabajo. Los indígenas no son más importantes que los demás sectores de la población, pero tampoco son menos importantes.

La acción de reclamar

Se ha cuestionado la negociación que hicieron los indígenas con el gobierno, ante esto han surgido preguntas como ¿Ahora hay que preguntarles todo?, y la respuesta es sí, pero no solamente a los indígenas, sino a toda la población, la diferencia es que los indígenas no esperaron a las siguientes elecciones para obtener cambios. Puesto que en nuestro país la democracia se reduce al ejercicio del voto cada cuatro años, es difícil que toda la población pueda influir en cada decisión del gobierno si no es con una fuerte organización. Está claro que manifestaciones como las registradas no deberían ser la primera opción, pero también hay que tomar en cuenta que este gobierno ha basado su discurso en el uso del diálogo, algo que en este caso no se concretó hasta que la situación se volvió violenta.

La diferencia entre los dirigentes y las organizaciones

Mucho se habló de una supuesta orquestación por parte del expresidente Rafael Correa de los hechos suscitados, también se cuestionó a diversos dirigentes indígenas y con estos argumentos se intentó desprestigiar a todo el movimiento. Está claro que en una coyuntura de convulsión suelen aparecer figuras que buscan usufructuar de las luchas de otros para sus propios intereses, pero esto no desacredita los reclamos realizados. Efectivamente, existieron ciertos líderes que quisieron usar las manifestaciones a su favor y movimientos políticos buscando ganar votos, pero no hay que olvidar las motivaciones detrás de la movilización; los indígenas y sus organizaciones están conformados principalmente por personas comunes que no solamente buscan lo mejor para los suyos, sino también para el país.

Después de los hechos ocurridos recientemente ahora cabe cuestionarse si realmente no existe el racismo en el país. ¿Se tratarán de genuinas actitudes racistas o solamente demostraciones de ignorancia impulsadas por ciertos medios y políticos?

Comparte:
Carlos Vera Hoyos
Carlos Vera Hoyos
Guayaquileño. Estudiante de sociología y músico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *