Edición N.77, septiembre 2016

Ecuador pide unidad. Todos los sectores plantean que las fuerzas sociales y políticas formen grandes alianzas para enfrentar la profunda crisis que afecta al país y para derrotar al caudillismo correísta que se hunde en el desgobierno y la corrupción.

Por ello, cuando en mayo pasado un amplio grupo de intelectuales y personalidades de todo el país me propuso una candidatura presidencial, expresé que aceptaría una precandidatura en el marco del Acuerdo Nacional por el Cambio, una gran alianza política impulsada por las organizaciones sociales y las fuerzas progresistas, que ofrece una alternativa renovada con una propuesta programática y fórmulas electorales comunes para 2017.

 

He promovido el desarrollo del Acuerdo Nacional con entusiasmo. Junto a Lourdes Tibán y Lenin Hurtado, notables compañeros a quienes admiro y aprecio, visité las provincias del país, presentando nuestras propuestas y promoviendo la unidad. En medio del proceso se sumaron al apoyo a mi nombre, centrales sindicales, otras organizaciones sociales, movimientos nacionales y locales, jóvenes, maestros, estudiantes y ciudadanos independientes.

Ahora, cuando el país demanda definiciones, en homenaje a la unidad, con ánimo de facilitar la designación de un solo candidato presidencial, declino la precandidatura e invito a que apoyemos el nombre del general Paco Moncayo Gallegos, un ciudadano con larga carrera de servicio a la patria.

Agradezco el generoso apoyo de las personas y organizaciones que promovieron y respaldaron mi nombre y con esta oportunidad renuevo mi compromiso con el país, la democracia, la justicia social, la unidad del pueblo y la lucha contra la impunidad y la corrupción. Estoy seguro de que en los próximos días habremos consolidado una fórmula electoral que nos conduzca a la victoria y la superación de la crisis nacional.

Texto reproducido íntegramente del boletín de prensa remitido por el Dr. Enrique Ayala Mora.